28 feb. 2012

Haré lo imposible por ser feliz.

Lo que más me gustaría en estos momentos es que todo esto fuera una pesadilla y fuera capaz de despertarme de un salto. Desearía que lo que pasa a mi alrededor solo fuera producto de mi imaginación y en cuanto abriera los ojos desapareciera por completo. Levantarme de la cama, sentarme en ella y que al pensar en mi vida soltara una sonrisilla, y al mirarme en el espejo no pudiera dejar de bailar como una loca. No se puede tener todo, pero cuando no se tiene casi nada sientes como cada día todo te pesa más y parece que se te vuelca la vida completamente. Ojalá mi corazón no estuviera hecho pedazos, mis palabras no sonaran vacías y mi rostro no estuviera humedecido por las lágrimas. Aunque dicen que lo bueno se hace esperar, creo que yo ya he esperado suficiente, pero sería capaz de esperar más por llegar a ser feliz. Mientras solo me queda soñar con una vida mejor, sin preocupaciones y sin problemas, una vida sin lágrimas y sin corazones rotos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario