21 ene. 2012

Lo mejor de la vida, son esos sueños.

¿Por qué esta vida es tan complicada? Poca gente se para a pensar la de vueltas que da la vida, y lo rápido que se puede pasar. Yo soy de esas personas que lo piensan día a día, y la verdad es que me parece increíble el hecho de que en el mundo vivan millones y millones de personas. Llamadme obsesa, pero lo seguiré pensando siempre. ¿Cuántas personas pueden soñar con lo mismo?, ¿cuántas pueden sentir o pensar igual? y todas ellas sin saber que las demás existen. Tantos sueños e ilusiones por los que gracias a ellos podemos sonreír y disfrutar cada día. Muchos viven con la seguridad de que se cumplirán y otros tantos sabiendo que jamás se harán realidad, pero aún así siguen luchando por conseguirlo. Porque... ¿qué sería de nosotros si no tuviéramos una meta por conseguir? No sé vosotros, pero si yo no tuviera esa meta estoy segura que sería la persona más deprimida del mundo.

15 ene. 2012

Mi mayor consuelo

No estoy sola cada día cuando despierto, tú estás ahí, te miro y me sonríes. Si yo estoy débil o agobiada tú estás detrás de mi, te miro y me sonríes. Cuando tengo un mal día, corro a casa y llorando entro en mi habitación, tú estás dentro, te miro y me sonríes. Otras veces antes de dormir te cuento secretos, te digo lo mucho que te quiero y tú no hablas, únicamente te miro y me sonríes. Haga lo que haga siempre que te miro me sonríes, por eso me gusta mirarte. Hay días que me paso largo tiempo mirando tu sonrisa para ver si se borra, pero nunca lo hace. Cuando más lo necesito intento tocar tu rostro y cada vez que lo hago una fina lágrima cae y ensucia el cristal de tu marco, entonces cojo tu foto, la dejo en mi cómoda y me voy. Porque sé que así cuando vuelva a entrar, tú estarás ahí, te miraré y me sonreirás...

Más que una amistad

Cuando nos conocimos no sabíamos el verdadero valor de la amistad, éramos tan solo unas niñas... Todo se basaba en intercambiar muñecas, en jugar al escondite o en almorzar juntas. Pero los años han pasado, hemos crecido, y ya no intercambiamos muñecas, sino sueños. Ya no jugamos al escondite, sino a vivir. Y ya no quedamos para almorzar, sino para escucharnos la una a la otra y apoyarnos. Nuestros lazos cada vez se unen más fuertes. Tú has vivido conmigo mi primer amor, mi primer desengaño, mis peleas, mis ilusiones... Tú siempre has estado ahí, sabes cuando necesito un abrazo sin yo apenas decirte nada, me convences para quedarme junto a ti cuando solo deseo huir de todo, tus hombres siempre están húmedos a causa de mis lágrimas y consigues arrancarme una sonrisa cuando nadie lo hace.

1 ene. 2012

Año nuevo, vida nueva.

Eso suelen decir, que con un año nuevo vida nueva. Y la verdad es que no me gustaría acostumbrarme a una vida distinta a la que tengo ahora. Llámame cabezota, impertinente o egoísta, pero me gusta la vida que tengo hasta ahora. Estoy contenta con mi alrededor, sobre todo con mis amigas. No sé que haría si tuviera que separarme de ellas repentinamente para no verlas más. Supongo que me acostumbraría como a todo en esta vida, pero estoy segura de que acostumbrarme me llevaría más de un llanto que otro y más que un par de tardes de soledad. Si algo tiene que cambiar en mi vida, espero que sea para bien y de una vez por todas consiga esa felicidad extrema que para mí solo existen en las películas.