14 feb. 2012

Te cambio un sí por ese ya no puedo.

Demasiadas canciones que ya no llegan, suenan palabras que jamás las llenan. Pero la vida crece entre los matices, se esconde siempre lo que no dices para hacerse de rogar. Y aunque me canse, y vengan miles de días grises o mis palabras quieran rendirse ante la lluvia en el cristal, los imposibles también existen, son los que hoy me hacen decirte que: la fiesta empieza ya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario