15 ene. 2012

Más que una amistad

Cuando nos conocimos no sabíamos el verdadero valor de la amistad, éramos tan solo unas niñas... Todo se basaba en intercambiar muñecas, en jugar al escondite o en almorzar juntas. Pero los años han pasado, hemos crecido, y ya no intercambiamos muñecas, sino sueños. Ya no jugamos al escondite, sino a vivir. Y ya no quedamos para almorzar, sino para escucharnos la una a la otra y apoyarnos. Nuestros lazos cada vez se unen más fuertes. Tú has vivido conmigo mi primer amor, mi primer desengaño, mis peleas, mis ilusiones... Tú siempre has estado ahí, sabes cuando necesito un abrazo sin yo apenas decirte nada, me convences para quedarme junto a ti cuando solo deseo huir de todo, tus hombres siempre están húmedos a causa de mis lágrimas y consigues arrancarme una sonrisa cuando nadie lo hace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario