11 jul. 2013

¡¡FELICES 16, PRINCESA!!

Si hace unos años pensaba que había conocido ya a las mejores amigas del mundo, me equivocaba. No sabía que lo mejor estaba por llegar, y llegó durante esos meses de invierno del 2011. Tú, Paula, tú eres una de las mejores amigas del mundo le pese a quien le pese. No sabes lo afortunada que me siento de tenerte en mi vida y compartir mi tiempo con alguien tan especial como eres tú. Podría llevarme horas dándote las gracias por cada detalle que me has regalado y han conseguido hacerme feliz, porque te mereces miles de gracias pero nada sería suficiente. Has sido la única persona que ha estado conmigo en todo momento en estos últimos años, te has portado como nadie, has sabido entenderme y sobre todo aguantarme... Y eso no es fácil, aunque tú digas que sí. Con tu ayuda me he secado las lágrimas, he sacado una sonrisa y me he puesto a cantar en momentos difíciles, esas cosas por mucho tiempo que pase te puedo asegurar que no se olvidan.
Pero bueno, que no todo lo que ha pasado ha sido malo, también hemos vivido los mejores momentos de mi vida hasta ahora. Hemos reído hasta que nos dolía la cara, bailado hasta que nos quedábamos sin aire y teníamos que parar, gritado hasta quedarnos sin voz, hemos hecho el tonto para vernos sonreír, y lo más importante: hemos soñado, soñamos a diario y sabemos que algún día (espero que no muy lejano) cumpliremos esos sueños que ahora nos dan vida. Juntas hemos madurado y ahora sabemos apreciar lo importante de lo prescindible, pero nunca dejando a un lado las tonterías que tanta felicidad nos han dado.
Paula eres una persona maravillosa, y que nadie te convenza de lo contrario. Pelea contra todo lo que te haga infeliz y lucha por ti, lucha por ser la persona más feliz del mundo. A veces llegan tiempos difíciles, pero siempre hay que saber derribar lo malo y quedarse con lo bueno. Siento decirte que voy a seguir siendo la más pesada del mundo hasta que consigas sacar las garras con los que se lo merezcan, porque nadie, ni siquiera el más grande puede jugar contigo. Así que recuerda que digan lo que digan, voy a estar para recordarte lo mucho que vales y lo insignificante que es el mundo cuando lo comparo contigo.
No me queda mucho más que decir, porque sabes que soy de pocas palabras pero voy al grano. Solo que sepas que por mucho que te diga, las gracias te las daré cada día que pase haciéndote sonreír.
A tu lado sé que puedo respirar tranquila, estoy 100% segura de que nunca me fallarás porque yo tampoco sería capaz de hacértelo nunca. Como decimos nosotras, esto es para siempre.
Te quiamo, ahora y siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario