28 abr. 2013

"Tranquila, lo bueno se hace esperar"


Odio esta sensación de vacío. Me oprime el pecho y cuando menos me lo espero me hace llorar como si se tratase del fin de algo que ni siquiera ha empezado. "Tranquila, lo bueno se hace esperar" dicen. No sabía a qué tipo de espera se referían, si duraría días o meses. Y sigo sin saberlo, lo único que sé es que duele. Necesito de ti, y aún no te conozco. Solo necesito que mi suerte vuelva a cambiar de dirección, y si lo hace, que sea para quedarse. No me sirven las palabras vacías ni los silencios incómodos. Yo quiero sonrisas sin forzar, risas que no parezcan acabar, besos inesperados, miradas cómplices, paseos eternos que se hagan cortos, despedidas empapadas de te quieros, un "ya te echo de menos" cuando aún no haya cruzado la calle, que no sea siempre el sol motivo de felicidad y la lluvia de tristeza... Quiero que aprendas a quererme, no prometo que sea tarea fácil, pero prometo que merecerá la pena.


No hay comentarios:

Publicar un comentario