22 nov. 2011

Un amor imposible de conseguir y de olvidar

- Pero por dios, cuéntame por qué te encanta tanto. Porque yo no lo veo tampoco nada del otro mundo al chaval... - dijo Paula con tono pasivo.
- Hay tantos motivos por los que me encanta que creo que nunca acabaría. Pero si quieres te digo algunos... por ejemplo cada vez que miro un foto suya, cuando veo cualquiera de sus fotos es como si mi vida cambiase por completo, veo su sonrisa y me hace sentirme tan especial que nada ni nadie consigue bajarme de esa nube, es mirar sus ojos azules y transportarme a otro mundo paralelo a este en el que sólo existimos él y yo.- dijo ella con la típica cara de boba que siempre se le queda cuando piensa en él.
- Pues sí que te tiene que gustar, no me esperaba una respuesta tan bonita por tu parte.- le interrumpió Paula asombrada.
- Espera que todavía no he acabado!!- dijo algo mosqueada. Y continuó - Cuando escucho su voz me hace soñar con que estoy a su lado y consigo decirle lo que nunca le diré: que le quiero, que le amo, que le adoro y que me encanta y siempre me encantará. Simplemente es ver cómo le sonríe a cualquiera y que yo sonría. Y que cuándo lo veo llorar, yo también lloro. Es algo tan especial que nunca antes lo había sentido, es como una conexión entre nosotros aunque él no sepa de mi existencia. Por eso lloro cada día y cada noche, porque sé que lo peor de todo esto es que estamos a miles de kilómetros y mientras yo sueño con besarle, él ni siquiera sabe quién soy.- Y ya satisfecha sintió que debía parar aunque por su cabeza pasaban millones de cosas más que contar acerca de aquel chico.
- Me parece una pena que él no sepa que existes sabiendo lo que tú le quieres aún sin conocerle.
- Pues es así, así de injusta es la vida...- con lágrimas en los ojos.

                                                                         Este texto escrito por mí va dedicado hacia el chico más perfecto que han visto mis ojos hasta el momento: Harry Styles

No hay comentarios:

Publicar un comentario